El invierno rojo de Muguruza

[Revista Metrónomo] Una reflexión sobre la música en la actualidad debe estar atravesada por la falta de tiempo o por la sensación de pérdida del tiempo. Escuchar el disco To Pimp a Butterfly (2015) de Kendrick Lamar es en realidad un viaje al jazz y al funk del pasado en la nave intergaláctica del hip-hop actual; y los discos de los Meridian Brothers son lecturas distorsionadas, exóticas, de la salsa y la música andina colombiana. Se trata de un fenómeno inherente a la música y las artes: más allá de Bach y su interpretación de la música barroca italiana, francesa y alemana, ha existido el robo creativo, las interpretaciones eclécticas, la suma de elementos nostálgicos o simplemente pertenecientes a un tiempo ya ido. Sin embargo, en el siglo XXI, luego del Y2K, el público en general, los periodistas y los mismos músicos parecen estar más conscientes del paso del tiempo y, sobre todo, de la cercanía de los artistas del pasado con la música que hacemos y escuchamos. Es el fin de la historia (también en términos musicales).

Black is Beltza en Argentina

OCTUBRE DE 1965. La comparsa de gigantes de Pamplona, imagen típica de las fiestas de San Fermín, es invitada a desfilar en la Quinta Avenida de Nueva York. Pero no todos podrán salir: debido a la discriminación racial, las autoridades norteamericanas prohibirán la participación de los dos gigantes negros.

"Black is beltza" en el Festival Internacional del Cómic de Argelia

Japoniako argitalpena eta gero, orain BLACK IS BELTZA, 2015.eko Aljereko Nazioarteko komikirik hoberena lehiatzeko sail ofizialean hautatua izan da, eta hori dela medio, Fermin Muguruza gonbidatua izan da zenbait hitzaldi eta mahai inguruetan parte hartzeko Aljereko Nazioarteko Komiki Jaialdian.

Talka
Black is beltza